No. Como dice Jung, todos tenemos una cosa que no aceptamos en nuestro interior, una sombra, un lado oscuro, y si no aprendemos a aceptarlo acabará devorándonos. La mejor forma de aceptar nuestro lado oscuro es creativamente.

 

Meravellosa reflexió extreta de la contraportada de El Periódico.

Anuncios