Porque nada vale nada en un lado o en el otro;
se equilibra la balanza y duele todo, tanto todo.

En un lado todo el daño, todo lo bueno en el otro.
Pero tú nunca en el centro, siempre haciendo algún destrozo.

 

 

Un “tú” molt “jo”. Personal.

Anuncios