Te juro que no puedo más, pero me da igual, solo me dura un segundo; luego vuelves a atacar, y me pides paz, y me creo el rey del mundo.
¡Vete, ya no puedo más, deájme ya en paz!

 

Anuncios