Amaneció, la vi irse sonriendo, con lo puesto, por la puerta del balcón; el pelo al viento diciendome adiós, porque decidió que ya estaba hasta las tetas de poetas de bragueta y revolcón, de trovadores de contenedor.

Anuncios