La canción definitiva en lo que respecta a las armonías vocales fue escrita por John para Abbey Road. Uno nunca se cansa de oir a los 3 fabs fundiendo de manera absoluta sus voces en esta canción.

Tanto para Harrison como para McCartney, es uno de los mejores, si no el mejor tema del álbum.

Es el primer tema en el que The Beatles usa uno de los nuevos tipos de sintetizadores: el Moog. Éste es tocado por George y se escucha luego del puente, y es una repetición del arpegio principal, con sonido similar al de trompetas.

Anuncios