Se rompió la cadena que ataba el reloj a las horas; se paró el aguacero, ahora somos flotando dos gotas.
Agarrado un momento a la cola del viento me siento mejor,

 

me olvidé de poner en el suelo los pies y me siento mejor.

 

Anuncios