“No hay nada cierto, así es normal que te confundas”, me dijo un ciego y tenía razones profundas.
“Si quieres cambiar algo, cambia tú”, me dijo, paz en el mundo no sin paz de espíritu;
ocúpate de tu persona, sé tu propio maestro, cree en ti hermano, duda del resto”

Anuncios