«Preocuparse» significa «ocuparse de algo que ha ocurrido o va a ocurrir y que nos produce intranquilidad, temor, angustia o inquietud». ¿Vives permanentemente mirando a través de unos prismáticos, pendiente de lo que hay más allá, en el futuro, y no de lo que tienes más cerca y en el ahora? Pues eres más fiel a la preocupación que a tu pareja o a tus ideales. Piénsalo.

Evidentemente, no podemos estar pendientes de los buenos momentos o anticipando aquello que nos hará felices. Ni vigilando los peligros y problemas que nos aguardan en el futuro. Dejemos de pasar el día a día imaginando la selva de miedos y sufrimientos que tal vez tenemos por delante. Así nos perdemos lo que realmente pasa delante de nuestras narices. Eso se llama virtualidad y no realidad. John Lennon escribió a su hijo Sean la canción Beautiful Boy, en la que cantaba una frase que ha dado la vuelta al mundo: «La vida es lo que te sucede mientras estás ocupado haciendo otros planes.»

La vida es lo que les sucede a los enganchados a la preocupación mientras diseñan su negro futuro. Ahí queda eso.

 

Que no te quiten el sueño, Dr. Eduard Estivill, 2012.

Anuncios